El gobierno venezolano acusó de acaparamiento y especulación a una distribuidora de juguetes, este es un nuevo intento de las autoridades para intentar controlar los precios de los productos básicos en el país. Casi 4 millones de juguetes fueron decomisados y detuvieron a dos gerentes de la empresa. Desde que Maduro llego al poder, ha ordenado arrestar a decenas de empresarios.

“Los niños y las niñas son sagrados, no vamos a dejar que le roben la Navidad” comunicó en Twitter el órgano fiscalizador de precios del gobierno, Sundde. Se han inspeccionado negocios de ropa, zapatos y juguetes, los comercios han sido obligados a bajar sus precios en plena época navideña. El país sufre una crisis económica, con una inflación elevada y una gran escasez de productos que afectan a los empresarios.

Sundde menciono que decomiso cuatro millones de juguetes de Kreisel, una de las principales distribuidoras del país, ahora serán vendidos a un menor precio por el gobierno. “No vamos a dejar que todos estos delincuentes le roben el derecho a los niños de recibir sus juguetes” dijo William Contreras. La empresa mencionó que las autoridades alegaron que los productos eran viejos.

En contra de las empresas privadas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro responsabilizó a las empresas privadas de provocar una guerra económica, contra su gobierno y el país. Los empresarios alegan que la baja producción se debe a que los controles de precios no cubren los gastos, a esto se le suma que las compras de productos básicos que realiza el país en el exterior, se han visto reducidas debido a la crisis. El resultado ha sido precios altos y escasez.

Contreras anunció que los juguetes decomisados, serán repartidos a través de los Clap, con los que el gobierno distribuye alimentos a diferentes sectores y con un precio bajo. Kreisel no se ha pronunciado sobre el.

Dejar respuesta