Las brechas de seguridad en una empresa es algo que no se puede permitir, especialmente cuando se mueven documentos de suma importancia. Sin embargo, ¿realmente saben las empresas cuán vulnerables son hoy en día?

La tecnología hiperconectada perjudica más que ayuda

Es un hecho innegable que actualmente se vive en una sociedad que está hiperconectada. Todo el mundo tiene un teléfono móvil, casi todo el mundo tiene una Tablet, un ipad o un iPhone. Lo que es más, casi todo el mundo tiene ya su televisor conectada a Internet y han dejado de usar el ordenador para navegar por la red, porque ahora tiene otras formas de hacerlo.

Pero, ¿todo esto que es lo que provoca? Pues una entrada rápida y fácil para los ciberdelincuentes que buscan hacerse con datos privados de una empresa. ¿Es qué acaso un ordenador es el único punto de acceso para los documentos importantes? Para nada, cualquier cosa conectada lo es.

Las oficinas hoy en día tienen todo conectado entre sí. Por ejemplo, las impresoras modernas, sigan siendo de cartuchos de tinta o de toners, cuentan ya con la opción de conectarlas a un ordenador, una Tablet o un móvil a través de una conexión wifi, lo que hace que no haya que molestarle en usar cables. Además, muchas permiten conectarlas directamente con el suministrador para que se pida automaticamente los cartuchos cuando están a punto de agotarse. Un gran avance, ¿verdad? Sin embargo, es también una entrada para los hackers, puesto que ya ha habido muchos casos de hackers que han usado las impresoras como puertas traseras para acceder a información de las empresas.

De hecho, los hackers pueden obtener copias desde las mismas impresoras de toda la documentación que se ha impreso, aparte de acceder a los equipos que están conectados a estos aparatos. Es por esto que empresas como HP hacen hincapié en que no solo hay que fijarse en la seguridad de los documentos de los ordenadores, sino también de los impresos, y recomiendan tomar todas las precauciones posibles para evitar los ataques informáticos.

Dejar respuesta